Ser madre es un plus

Feliz día de la madre a todas las que son y se sienten madres…

gracias a mi madre por ser siempre amor incondicional,

gracias a todas las madres por tanto…

creo sinceramente que ser madre es un plus,

que  te da súper-poderes que antes no tenías

y que te hace crecer.

 

Sí, creo que ser madre es algo que suma.

Y no solo por ese maravilloso regalo que te da la vida

y que te acompañará siempre,

sino también porque la maternidad te transforma,

ser madre te hace ver la vida con otros ojos,

y te hace mejor…

 

 

Hasta hace unos años, la maternidad se consideraba un obstáculo en el desarrollo profesional de la mujer.

Todavía hoy, algunos siguen creyendo que tener hijos supone renunciar a una serie de cosas y que existe la dicotomía: o maternidad o carrera profesional. No voy a negar que es muy difícil conseguir el equilibrio entre trabajo y vida personal, y que probablemente la mayoría de mujeres tengamos con frecuencia dudas sobre si lo estamos haciendo bien o no…

Sin embargo…

¿Por qué cuando hablamos de conciliar solo hablamos de mujeres?

Dejemos de preguntar únicamente a las mujeres por la conciliación.

¿Por qué a los hombres no les preguntan por conciliación?

Si existe corresponsabilidad, la conciliación es cosa de tod@s.

Por educación y por cultura, las mujeres llevamos en el ADN que tendremos que conciliar. Ya lo comenté en el blog, al hablar sobre “mujeres, trabajo y liderazgo“, como dice Sheryl Sandberg, desde edades muy tempranas,  se envía el sutil mensaje a las mujeres que deberán elegir entre su vida profesional y una vida personal plena. O éxito en el trabajo o ser buenas madres. En encuestas realizadas a mujeres universitarias, cuando se les pide que elijan entre familia y carrera profesional, ellas tienden a elegir la familia en una proporción doble a la de sus compañeros masculinos.

Sobre este tema, planificar con demasiada antelación puede cerrar puertas antes de hora. Las mujeres van tomando una serie de pequeñas decisiones a lo largo de su vida profesional con las que se autolimitan. Sheryl Sandberg lo define como que las mujeres “se van antes de irse”. Y eso es algo que hay que replantear.

No les preguntéis más a las mujeres cómo hacen para conciliar, preguntádselo a los hombres para que empiecen a pensar en que deberían hacerlo.

Por corresponsabilidad…

y para que no se pierdan una de las cosas más bonitas de la vida.

 

¿Qué influye en la carrera profesional de una mujer?

A esta pregunta han tratado de responder distintos estudios científicos.

Estos estudios solían dar vueltas alrededor del impacto que tenía la maternidad en la carrera profesional de la mujer. Un impacto significativo, sin duda. La desigualdad en la carrera profesional de las mujeres se ha asociado tradicionalmente a su preferencia por dedicar más tiempo al cuidado de los niños y de la casa. Según datos publicados por el INE, el 91,9% de las mujeres destinan cuatro horas y media al día al cuidado del hogar y la familia, mientras que el 74,7% de los hombres emplean la mitad: dos horas y media.

Sin embargo, la mayoría de estudios no se dieron cuenta de que había otro factor mucho más decisivo que la maternidad. Hasta que, en 2014 un estudio publicado en Harvard Business Review demostraba con datos que las mujeres que no se sentían satisfechas con su trayectoria profesional, no consideraban que fuera debido a haber dejado en un segundo plano su trabajo para cuidar de l@s niñ@s, sino al hecho de haber dado prioridad a la carrera de sus parejas.

Las conclusiones de estudios recientes son claras:

l@s niñ@s no frenan la carrera de las mujeres,

son los maridos.

También Sheryl Sandberg lo indica en su libro “Lean In”, ella considera que una de las claves del éxito en la carrera profesional de la mujer es la elección de una buena pareja. Sadberg asegura que una de las decisiones más importantes para la trayectoria laboral de una mujer pasa por decidir si vivir o no acompañada y en escoger a la persona adecuada:

“No conozco a ninguna mujer que ocupe un cargo de liderazgo

que no cuente con el apoyo total de su pareja.

No hay excepciones”

Su libro tiene un capítulo titulado Make your partner a real partner (Haz de tu pareja un compañero de verdad). En contra de la creencia general de que solo las mujeres solteras pueden llegar a la cúspide, la mayoría de las mujeres líderes en el mundo de los negocios tiene pareja. Eso sí, muy bien escogida.

Un aspecto vital:

la pareja que elegimos.

Una parte muy significativa de lo que podemos lograr depende de las personas que nos acompañan. Lo de “detrás de un gran hombre está una gran mujer” también es aplicable a la inversa. Si quien tienes al lado es un lastre y no un impulso, tienes un problema.

Es necesario revisar las bases de nuestra cultura y educación para lograr cambios y conseguir una sociedad más igualitaria. La educación es clave y aquí debemos decir que como somos las mujeres las que mayoritariamente educamos, algo debemos hacer mal… Es necesario educar en la igualdad para que la sociedad salga ganando. L@s hij@s no son solo de las mujeres, sino de quiénes han aceptado el desafío de tenerl@s, amarlo@s y educarl@s.

Ser madre es un plus

Ser madre aporta una serie de cualidades, que se potencian de un modo extraordinario.

Sin duda, algunas de las principales cualidades que poseen las mujeres y que se valoran especialmente en el entorno laboral (empatía, capacidad de negociación, … ) tienen relación con el hecho de ser madres. Ser madre te hace ver la vida de un modo distinto y eso influye en tu vida laboral.

Me encanta cómo lo explica este vídeo (sabéis que lo utilizo con frecuencia):

 

Por otra parte, debemos acabar con los complejos de “malas madres”. Ser madre y trabajadora es positivo para ti y para tus hij@s.

Según la investigación de Kathleen L. McGinn, profesora en la Universidad de Harvard, las hijas de mujeres que trabajan tienen más posibilidades de llegar a puestos de responsabilidad y logran salarios más altos que aquéllas cuyas madres no tuvieron un trabajo remunerado. Otros estudios también han demostrado que l@s niñ@s con una madre trabajadora, cuando son adultos, pasan más tiempo con sus hijos. Existen multitud de estudios en este sentido, las madres trabajadoras contribuyen a un mejor desarrollo de sus hijos y es algo que debería explicarse con mayor frecuencia. Si te interesa el tema, te recomiendo este artículo de Marta García Aller “Madres trabajadoras. Hijas líderes“.

 

Ya ves, lo mires por dónde lo mires

ser madre es un plus

y hoy es un día para recordarlo y para disfrutarlo.

 

Por cierto,

hoy el café sabe mejor…

gracias por este pequeño detalle

que hace mi vida más grande

y más bonita

#miregalodehoy #quésuertetengo