Liderazgo innovador

Desde muy pequeños nos enseñaron a memorizar, a aprender de muchos temas en ‘formato cerrado’ y se nos inculcó la importancia de la ‘inteligencia cognitiva’. Durante siglos se ha relacionado la inteligencia con el conocimiento y se han considerado inteligentes aquellas personas que eran capaces de memorizar gran cantidad de información.

A día de hoy,  repetir conceptos no sirve de mucho…

Aunque sabemos que es necesario alimentar una base de conocimientos, que es bueno desarrollar la memoria y que necesitamos aprender constantemente, la inteligencia cognitiva no es suficiente. En un mundo en constante cambio, lo que marca la diferencia es pasar a la acción. La inteligencia ejecutiva, en palabras de José Antonio Marina, como la que aúna «aquellas destrezas que unen la idea con su realización, y que sirven para elegir objetivos, elaborar proyectos y organizar la acción para realizarlos son las que debemos potenciar, porque de nada sirve disponer de una gran capacidad analítica o de una enorme habilidad relacional si después no podemos llevar a la práctica todo lo planificado».

Capacidad de adaptación e Innovación

Las claves del éxito profesional en la era del cambio continuo ya no se encuentran en la acumulación de conocimientos, sino que están relacionadas con HACER, con nuestra capacidad de acción, de adaptación al cambio y con la innovación.

Ello requiere de unas competencias distintas a las que tradicionalmente se venían impulsando: creatividad, iniciativa, empatía, innovación, crecimiento personal contínuo, optimismo inteligente,… son conceptos relacionados. Progresar profesionalmente -y personalmente- requiere de un paso más después de tener los conocimientos necesarios, requiere de la capacidad para crear, para hacer.

En mi trabajo académico, me he focalizado en la habilidad de «tener sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor» como una forma de desarrollar la capacidad de HACER,   partiendo de la definición de la habilidad emprendedora que da el Parlamento Europeo:

La competencia emprendedora

es la que ayuda a las personas a convertir ideas en actos

 

Avanzando un paso más, y teniendo en cuenta que en el momento actual ya no funciona el individualismo, y que necesitamos del trabajo en equipo, la capacidad de liderazgo se ha convertido en un factor diferenciador imprescindible.

Adam Grant, doctor en Psicología Organizativa, autor de grandes bestsellers como «Give & Take» y «Originals» y uno de los expertos más influyentes en la actualidad en el mundo empresarial, señala la importancia vital del trabajo en equipo (hablando del caso Google, pero que puede extrapolarse a cualquier organización) en una entrevista publicada en Executive Excellence:  «no conozco ningún éxito conseguido por una sola persona dentro de esa organización… Es evidente que los grandes trabajos de Google ocurren gracias a grupos. Al mismo tiempo, es llamativo que contratan a individuos, pagan a individuos, promocionan a individuos y despiden a individuos. Quizás pueda parecer extremo, les dije, pero si realmente queréis continuar teniendo éxito, deberíais contratar equipos que ya son excelentes, deberíais ascenderlos conjuntamente si tienen éxito, e incluso despedir a esos equipos cuando tengan un bajo rendimiento

Son las nuevas formas de trabajo que necesitan las organizaciones. Y para conseguir equipos eficientes, de alto rendimiento,  se necesitan líderes innovadores, un tema que se viene abordando desde distintos ámbitos en los últimos años, y que suscita un interés creciente.

Líderes innovadores

La principal característica que marca la diferencia entre un buen profesional y un profesional excelente es su capacidad de liderar cambios para aportar valor. Para conseguirlo, será necesario siempre gestionar personas y, por tanto, la habilidad para organizar equipos e implicar a las personas. El liderazgo ha pasado a ser una de las habilidades clave para dirigir eficazmente y llevar a cabo con éxito proyectos.

He leído «Liderazgo Innovador para dummies» de Juan Carlos Cubeiro y Ana María Castillo, recientemente publicado, un libro muy recomendable porque nos ofrece una fórmula ágil y completa de conocer más sobre liderazgo y/o profundizar en los aspectos que más nos interesen del liderazgo.

 

 

 

 

 

 

El liderazgo es el proceso mediante el cual una persona influye sobre otras para que actúen.

Si tus acciones inspiran a otros a soñar más,

a aprender más, a hacer más, y a ser mejores…

eres un líder

Jack Welch

 

¿Qué debemos conocer sobre el liderazgo? El libro nos presenta el liderazgo desde distintas perspectivas y nos guía alrededor de cinco apartados:

  1. La gran paradoja del liderazgo. A pesar de la importancia del tema, es difícil encontrar antecedentes en el estudio del liderazgo con anterioridad a los años 1950’s. La primera parte la dedican a resumir las vidas de los grandes líderes de la historia de todas las épocas, desde la Antigüedad, con líderes como Alejandro Magno, pasando por la Edad Media, el Renacimiento,… hasta nuestros días. Con ello, nos muestran las enseñanzas que nos ofrecen los líderes históricos, así como la importancia de los factores de situación.
  2. El concepto. En la segunda parte analizan el concepto de liderazgo, empezando por el «contexto» en el que se desarrolla, ya que constituye su primer condicionante, y siguiendo con la autoridad  y la necesidad de crear equipo.
  3. Habilidades esenciales para ser un gran líder. El liderazgo es una actividad de relación interpersonal, que se ejerce a través de la comunicación. Por ello, se profundiza en la habilidad comunicativa, en la capacidad de crear ilusión -motivación-, en el optimismo, en cómo alcanzar la innovacion y cómo decidir con criterio y cómo dirigir en la adversidad.
  4. Presente y futuro del liderazgo. En esta parte encontramos los últimos avances en el campo del neuroliderazgo y cómo debe ser el liderazgo en un entorno VUCA, que requiere un liderazgo especial, que sea facilitador y promotor de talento.
  5. Decálogos de liderazgo. La parte final de ‘Liderazgo Innovador’ incorpora consejos y recomendaciones en formato resumido, para ayudar a recordar las principales enseñanzas que recoge el libro.

Resumir el libro resulta prácticamente imposible, porque contiene más de 300 páginas de material sumamente interesante sobre el liderazgo que resulta conveniente conocer o, al menos, aquellas partes que despierten tu interés: definiciones, trabajos científicos sobre el liderazgo, ejemplos de casos reales, neuroliderazgo, …   Es una obra tremendamente útil para ampliar nuestra perspectiva sobre el liderazgo y que permite a cada lector decidir en qué ámbitos profundizar, puesto que permite su lectura por partes,  en función del interés del lector.  Aunque las publicaciones «para dummies» se puedan prejuzgar -de entrada- como una visión sencilla del tema, para nada es el caso de «Liderazgo Innovador». El libro está escrito en un formato muy pedagógico y comprensible, lo cual no es incompatible con el rigor y la amplitud en el tratamiento que dan a todos los apartados.

Al leer un libro, cada lector se queda con una parte de él…

Leer es un riesgo…

todo lector apasionado

hace que sus lecturas predilectas

formen parte de su identidad

Alfonso Berardinelli

 

A lo largo de su extenso contenido, son muchos los temas interesantes que pueden servir de guía e inspiración para liderar mejor en nuestro día a día. En mi caso particular, me llevo tres puntos que me han ‘enganchado’ especialmente:
El liderazgo y el valor de adaptarse a los cambios

«El liderazgo es un proceso dinámico que tiene que amoldarse a los cambios.»

 

Nadie duda de que la capacidad de adaptación a los cambios es hoy una habilidad estratégica. Sin embargo, desarrollarla no es sencillo. Conocer y anticiparse a la evolución del entorno es fundamental para la supervivencia de cualquier organización. Y ello lleva a nuevas formas de supervisar y dirigir personas, que implican cambios, como que cada vez se da menos la supervisión directa de los empleados, que la presencialidad como indicador de productividad está obsoleta -lo que importa no es el tiempo dedicado al trabajo, sino los resultados conseguidos-, que la productividad de los trabajadores no se puede medir por el volumen de trabajo sino por la calidad del trabajo y que

la proactividad, la iniciativa, el emprendimiento, la creatividad , la capacidad de resolver problemas son competencias que importan cada vez más, y estas competencias se desarrollan en un modelo de liderazgo en el que se alinee a las personas a que den lo mejor de sí mismas.

La ventaja femenina

El libro nos muestra como el concepto de liderazgo ha ido mutando desde un estilo tradicional autoritario a un estilo transformador y emocionalmente inteligente, en el que destacan especialmente la motivación, el compromiso y la creación de una visión compartida.

Al estudiar el comportamiento de hombres y mujeres en el ejercicio del liderazgo, se han encontrado evidencias de que las mujeres tienen un estilo más próximo a la gestión de equipos, que propician la estimulación intelectual de los empleados y una motivación inspiradora que facilita que hagan suyos los objetivos de la organización. Aunque las diferencias halladas entre hombres y mujeres no son muy grandes, son lo suficientemente significativas como para justificar que existe un liderazgo femenino diferenciado.

¿Dónde podría radicar la ventaja femenina? Básicamente, en algunas cualidades que pueden ser clave en un liderazgo exitoso y que suelen estar más desarrolladas en las mujeres, como:

– la empatía, una cualidad observada en el liderazgo femenino, basada en habilidades intuitivas y en establecer relaciones interpersonales positivas;

– el liderazgo femenino es más abierto a escuchar otros puntos de vista,

– el liderazgo femenino es más persuasivo, mostrando un tipo de asertividad basado en la empatía, la flexibilidad y las habilidades de comunicación interpersonal,

– también está más dispuesto a compartir información, suele ser más imaginativo y con mayor sensibilidad social y humana.

Por todo ello, es conveniente tener presente que la diversidad enriquece y el libro desarrolla aquí los niveles de diversidad y cómo evitar caer en la discriminación inconsciente.

 

Los 10 grandes secretos del liderazgo contracorriente

En un mundo VUCA, el liderazgo debe ir más allá y conseguir alcanzar un progreso vertical, en la acepción del término que le da Peter Thiel en su libro «De cero a uno», libro del que hablé en mi blog en «Cómo inventar el futuro«. El ‘progreso vertical’ significa hacer cosas nuevas (ir de cero a uno). Basándose en esta idea de Thiel, los autores plantean 10 grandes secretos del liderazgo ‘a contracorriente», para hacer lo que nunca nadie ha hecho antes:

 

  1. Vive el presente.

Cada instante es único, jamás se volverá a repetir. “El próximo Bill Gates no construirá un sistema operativo”. No sirve copiar lo que ya hicieron otros.

  1. Desarrolla tu propia tecnología.

En un mundo de burocracia, buscar un nuevo camino es un milagro, y ese milagro se llama «tecnología». Desarrollar una tecnología propia es una ventaja enorme, a la que se puede llegar inventando algo nuevo o mejorando radicalmente una solución que ya existe.

  1. «Dime una verdad importante para ti con la que concuerden muy pocas personas«.

 

  1. Ten mentalidad emprendedora.

Esta me gusta especialmente, porque estoy convencida de que es necesaria… un líder necesita iniciativa para llevar a cabo sus planes para conseguir crear un futuro diferente. Ya conoces mi planteamiento: «emprender es una actitud ante la vida, no es crear una empresa«.

  1. Sé diferente.

«Todas las compañías felices son diferentes, porque frente a la competencia perfecta (beneficio cero), consiguen un cierto monopolio temporal».

  1. Cuidado con imitar  a los demás.

Imitar es perder. Imitar no lleva a un progreso vertical. Thiel defiende la importancia de este aspecto, un punto que recuerda al planteamiento de Adam Grant en ‘Originals’: «los no conformistas mueven el mundo«.

  1. Analiza los costes de pelear.

Antes de entrar en conflicto con otros, es importante ponderar bien cuáles serán los costes de ese conflicto. «La guerra es un negocio costoso».

  1. Genera valor.

«El valor de una empresa hoy es la suma del dinero que generará en el futuro». La fórmula del éxito siempre pasa por aportar valor.

  1. No todo es disruptivo.

Se ha abusado del término disrupción, de forma que se utiliza para cualquier cosa presuntamente novedosa o de moda. No todo es disruptivo y, además, hay que ir con cuidado porque para conseguir éxito no se trata de ser el primero en mover ficha, sino que se trata de «estudiar la jugada final».

  1. El éxito nunca es casualidad.

Los líderes deben tener muy claro que no son billetes de lotería. El éxito no es una casualidad, sino el resultado de tener una buena estrategia y conseguir una ejecución brillante, algo a lo que solo se llega con mucho trabajo. Como decía Aristóteles: «somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia no es un acto, sino un hábito.»

 

Podría comentar muchos otros puntos interesantes del libro. Y, aunque en los últimos años se ha publicado mucho sobre liderazgo -probablemente para compensar el déficit de publicaciones con anterioridad a los años 1950’s-, este es el primer libro que aborda el liderazgo desde una perspectiva poliédrica -historia, autores, habilidades a desarrollar, presente y futuro del liderazgo- para aportar las bases necesarias a cualquier persona que esté interesada en desarrollar esta habilidad. Explicarlo «para dummies» significa explicarlo de un modo sencillo, conciso y claro, algo que solo puede conseguir quién de verdad conoce en profundidad un tema, como es el caso de Juan Carlos Cubeiro y Ana Mª Castillo. Es una obra tremendamente útil, que te permite entender mejor el liderazgo y profundizar hasta donde tú consideres conveniente llegar, porque estoy segura de que, sea cual sea la faceta del liderazgo en la que estés interesad@, encontrarás la respuesta en él.

Personalmente, además de los puntos que he destacado, me ha parecido muy interesante el capítulo que revisa la teoría del liderazgo, en un recorrido intenso por una ciencia de apenas medio siglo, desde el trabajo del ‘padre’ del liderazgo Warren Bennis, pasando por los cimientos de la teoría hasta el liderazgo del siglo XXI. Un capítulo tremendamente útil y clarificador.

Otro de los puntos fuertes del libro es, sin duda, el hecho de incluir las últimas tendencias del  mundo organizativo sobre temas como la motivación (Daniel Pink), la psicología positiva (Martin Seligman), la inteligencia (José Antonio Marina), los modelos de negocio (Alex Osterwalder), la innovación (Peter Thiel), …  entre otros, exponiendo los distintos modelos de conocimiento científico y proponiendo la forma de llevarlo a la práctica a través de un liderazgo innovador.

Un libro que te recomiendo muy sinceramente, que te permite conocer más sobre liderazgo y sobre otros temas relacionados que nos ayudan a crecer como profesionales y como personas. Los líderes no crean seguidores, crean nuevos líderes, y eso es justamente lo que hacen los autores con su libro.