Emprender es una práctica

Emprender tu propio proyecto es algo tremendamente motivador, aunque no por ello menos complicado, arriesgado y, por supuesto,  difícil. Y es que emprender un nuevo proyecto requiere de HACER que las cosas sucedan.

 

Emprender no es ni una ciencia ni un arte… es una práctica

Crea tu propia empresa. Capítulo 1

 

Emprender significa hacer

Y cuando hablo de emprender, me refiero a cualquier tipo de proyecto: personal, social, corporativo, … y, por supuesto, también empresarial. Cada un@ de nosotros tenemos la posibilidad de emprender, en aquello que nos ilusiona. Sin embargo, emprender implica traspasar el mundo de las ideas. Una buena idea es básica para emprender, pero emprender es una acción, una práctica. Demasiado análisis está reñido con la acción.

En mis experiencia con emprendedores, he visto como muchos proyectos se quedan por el camino. Como excelentes ideas no se llevan a cabo por falta de decisión y acción… qué pena, ¿no?

Emprender significa arriesgar

Dudar no es extraño, porque pasar a la acción genera siempre una sensación de miedo, porque hacer algo conlleva siempre asociado el riesgo de equivocarse y estamos poco preparad@s para el error. Sin embargo, todo en la vida lleva asociado un riesgo, que debemos ser capaces de asumir para poder crecer. Es cuestión de no permitir que el miedo nos paralice.

Dice Àlex Rovira que “solo eres libre si arriesgas”:

 

Reírse es arriegarse a parecer tonto.

Llorar es arriesgarse a parecer sentimental.

Alargar el brazo para coger a otro es arriesgarse a implicarse.

Mostrar los sentimientos propios es arriesgarse a mostrarse uno mismo.

Exponer tus ideas o sueños ante una multitud 

es arriesgarte a perderlos.

Amar es arriesgarse a no ser correspondido.

Vivir es arriesgarse a morir.

Tener esperanzas es arriesgarse a perderlas.

¡Pero se tienen que correr riesgos!

Porque el mayor peligro en la vida es no arriesgar nada.

Si no haces nada, no arriesgas nada, tu existencia se oscurece.

Es probable que de este modo evites sufrimientos,

pero no vas a aprender, a sentir, a cambiar, a amar ni a vivir.

Encadenado a una actitud de miedo,

uno se convierte en esclavo…

y pierde su libertad.

Solo eres libre si arriesgas.

Àlex Rovira

 

No dejes que eso suceda en tu vida,

no dejes que nada te impida ser libre…

actúa,

y recuerda que emprender es una práctica.