El valor de ser tú

Unos días en la playa, mucha tranquilidad… sin horario. Escapar de la rutina es algo necesario en vacaciones. Y mejor si es en buena compañía…

¿Te cuento un secreto?

Si te rodeas de personas bonitas, sentirás cosas bonitas.

El Principito

Y, entre las olas del mar y las personas bonitas que me rodean, un poco de lectura.

Mi primer libro en vacaciones ha sido «El coratge de ser un mateix» («El coraje de ser tú mismo») de Francesc Torralba, un libro que tenía inacabado. Torralba es un autor que me encanta, al que vuelvo de vez en cuando, doctor en Filosofía y en Teología, ha publicado más de 40 libros y trata siempre los temas con una profundidad tremenda, uno de esos autores que te hace pensar. En esta ocasión, sobre un tema muy personal: ser tú mism@.

SER  MISM@

Llegar a ser tú mism@ es un proceso complejo. El preámbulo empieza así:

«Todo ser humano dispone de un tiempo y de un espacio para materializar su vida, para edificar la obra de arte más importante: su propia existencia. No sabe de cuánto tiempo dispone… solo sabe que existe, que está allí y que podría no haber estado.

Cada persona puede vivir despierta o dormida. Puede hacer de su vida una obra única e irrepetible; pero también puede negar lo que es y dimitir antes del final».

«La decisión es única, personal e intransferible… Cada itinerario es diferente y profundamente incierto. Al nacer no sabemos qué nos espera. La vida es una aventura. Pero llegar a ser uno mismo pide decisión y valentía. Darse cuenta de la propia naturaleza y vivir conforme a ella exige coraje».

Llegar a ser lo que eres no es fácil. Exige un proceso y un trabajo interior continuado. Torralba propone un ejercicio espiritual para progresar hacia el propio ser, a través de un camino que incluye siete etapasautoconsciencia, autoconocimiento, autoposesión,autodeterminación, autogobierno, autodonación y autorrealización.

Ciertamente es un ejercicio muy interesante el que propone el libro, pasar por las 7 etapas para reflexionar en primera persona. Y, si se empieza por la autoconsciencia, las vacaciones pueden ser un buen momento para ello. La vida rutinaria es un obstáculo a la autoconsciencia, repetimos rutinas y patrones sin pararnos a pensar, sin vivir realmente la vida…

Albert Camus escribió: «es peligroso tomar consciencia de cómo se vive, de cómo utilizas tu tiempo y tu talento, pero es el único modo de vivir despierto. Después de despertarte, nada será igual que antes»

UNA VIDA PLENA

Todos aspiramos a una vida plena, pero el camino que conduce a ella es largo y fatigoso y, muchas veces, es más fácil fingir que estás bien… y quedarte en la aparente comodidad de una vida que no es la tuya, quedarte en un lugar que sientes que no es el tuyo.

Cada cuál sabrá si está donde quiere estar, o no. Personalmente, siempre he sentido una llamada a moverme, a crecer, a ciertos cambios… La persona que soy hoy no es la misma que era hace un tiempo, siempre me he identificado con la frase de Alicia:

No puedo volver al pasado…

porque entonces era una persona diferente

La consciencia es apertura. Y, a partir de la consciencia, conocerte en primera persona.

El conocimiento de ti mism@ es eminentemente progresivo. Torralba cita al filósofo y matemáticoMarcel Légaut:

«A medida que la persona se aproxima cada vez más a sí misma, vislumbra con una claridad progresiva que nunca podrá lograrse en su realidad total».

El camino al autoconocimiento es ilimitado, pero nuestro tiempo es limitado. Aunque es todo un reto llegar a conocerte cada día un poco más… de vez en cuando, deberíamos parar para conocernos un poquito mejor, y construir un mejor yo, con toda la modestia del mundo, pero también con toda la sana ambición de ser una mejor persona.

PARA PENSAR

La propuesta de Torralba es muy interesante, un ejercicio de introspección que puede encontrar en la desconexión estival el momento ideal. Muchas son las páginas y las frases que me han hecho pensar, y me atrevo a seleccionar unas cuantas, por si producen el mismo efecto en ti…

Solo hay vida si hay proyecto, apertura, capacidad de imaginar futuros y horizontes nuevos.

Iniciar algo es abandonar el papel de espectador para pasar a ser protagonista de la propia vida.

El cambio es inherente a la vida humana, como lo es el proceso de envejecer.

El paso de una fase de la vida a otra siempre va precedido por una crisis de crecimiento.

Nunca es neutra la tarea de recordar… tampoco la de olvidar.

Identifica tu talento. Un error habitual… consiste en ignorar el propio talento.

La educación es, esencialmente, un proceso interior, que se desarrolla dentro de la persona.

Educar, en sentido estricto, es extraer lo bueno y mejor de cada ser humano

La vulnerabilidad es la característica central de la vida humana.

La consciencia de la vulnerabilidad nace de un acto reflexivo… y reconoce sin embudos que una persona necesita a otras para llegar a ser aquello que se siente llamada a ser.

Tener el coraje de ser uno mismo presupone un acto de escucha. El sentido, la dirección, qué me hace sentir plenitud, proviene del fondo de cada persona.

No podemos poseer a nadie, ni al ser más querido.

Todo ser humano anhela vivir una vida con plenitud de sentido: aquí yace el argumento de su felicidad.

En el atardecer de la vida, se valora el proyecto vivido y realizado.

Escribió Erich Fromm «La misión más importante que tiene el ser humano en la vida es contribuir a su propio nacimiento y llegar a ser lo que potencialmente es».

INICIAR EL CAMINO

Iniciar el camino para ser tú

No es fácil llegar a ser la persona que llevas dentro. Requiere de un proceso activo de construcción, que no termina nunca… No todo el mundo tiene el coraje de iniciar ese camino. Sin embargo, yo lo tengo claro, no me gustaría que mi último lamento fuera «me gustaría haber tenido el valor de vivir una vida fiel a mis principios y no la vida que otros esperaban de mí» (Bonnie Ware).

Es cuestión de empezar a caminar, y no detenerte…

Gracias a las personas bonitas que estáis a mi lado, esta semana gracias por escuchar música conmigo, por tomar el sol a mi lado, por estar conmigo viendo a los «castellers», gracias por esas conversaciones en una terraza o en un chiringuito, por planificar el próximo concierto …

Y gracias a las personas que hacéis que quiera ser mejor persona, los proyectos no son posibles sin inspiración y guías para el camino –y yo tengo la suerte enorme de teneros cerca–.

Estoy en camino…

On my way

No, nobody but me can keep me safe…

and I’m on my way

 

Artículo publicado en INED21