Elige bien con quién quieres conversar

Hay conversaciones que te cambian. Que te hacen ver las cosas de otro modo, que fijan tu atención en algo que habías descuidado o, simplemente, que te hacen parar y reflexionar.

Esas conversaciones inspiradoras llegan muchas veces como un regalo inesperado.

En los últimos días , de modo imprevisto, he tenido conversaciones de esas que te hacen parar, reflexionar y replantearte temas que creías que eran absolutamente ciertos.

Quedar para tomar un café con Diana y que pasen tres horas sin darte cuenta es sintomático de que algo mágico ocurre.

Compartir un viaje en coche con Gemma, Adriana, Marta, María y Maitena fue algo maravilloso. ¿Se puede tener tanto en común sin saberlo? Una secuencia de conversaciones que, tal vez por casualidad, te abren los ojos a muchos temas, que te hacen cambiar de perspectiva, que nos llevaron a recomendarnos libros (¡cómo no!) y, a mí personalmente, a desear volver a estar con ellas muy pronto.

Las conversaciones nos marcan…

Detrás de las grandes decisiones de tu vida – como la carrera que estudiaste, la trayectoria profesional que has elegido o a quién has decidido amar- seguro que ha habido una conversación… que se hizo un hueco en el guión de tu vida, marcando el rumbo que te ha llevado hasta hoy.

Por eso te sugiero que elijas muy bien con quién quieres conversar a partir de ahora.

Álvaro González-Alondra

El poder de las conversaciones es enorme.

Conversaciones para el cambio

Por ello no es extraño que sea un tema de análisis, ¿cómo podemos mejorar las conversaciones que mantenemos? ¿Qué elementos tienen en común las conversaciones de alto impacto?

Shawn Kent Hayashi propone en su libro “Conversaciones para el cambio. 12 maneras de decir las cosas” una serie de pautas que deben seguirse, en función de los objetivos que se persiguen, y que permiten a las personas mejorar en sus conversaciones.

La comunicación es fundamental para crear buenas relaciones en el trabajo, y por ello la autora propone conocer los elementos que forman parte de una conversación, saber distinguir el estado de ánimo del interlocutor y el propio, y poder ofrecer una respuesta adecuada.

Se trata de una habilidad que requiere ser trabajada  desde la inteligencia emocional, puesto que la autora señala que son las emociones las que motivan los actos.

 

 

Doce formas de decir las cosas

Shawn Kent Hayashi propone 12 contextos comunicacionales con objetivos distintos, en los que ofrece pautas para gestionar cada situación. Cada caso se trata de forma detallada en el libro y aquí simplemente enumero las propuestas de forma muy breve:

1. Cuando se quiere conectar con la audiencia

Conectar con otras personas es básico y solo sucede cuando eres capaz de escuchar, de estar presente en la conversación. Para conectar es necesario incrementar la confianza de tu interlocutor/a y hacerle sentir a gusto. Y recuerda que no solo las palabras comunican, también lo hace el contacto visual, tus gestos,…

2. Cuando se buscan nuevas posibilidades

En este caso, es necesario ser abierta@ y franc@ en la conversación, conseguir un elevado nivel de implicación por la otra parte y que ésta perciba interés sincero por el cambio. Si las nuevas posibilidades conciernen a varias personas, es recomendable implicarlas a todas en la conversación y escuchar sus puntos de vista.

3. Cuando hay que trazar un plan para avanzar

Cuando se tiene claro el objetivo, es necesario trazar el plan de ruta. Es necesario ser prácticos, no tender al cortoplacismo y saber adaptar los objetivos iniciales a la realidad de proyecto.

4. Cuando se busca el compromiso

El siguiente paso es asegurarse del compromiso de las personas con la decisión. Algunas pautas para ello son informar y explicar sobre la situación, buscar siempre la cohesión del equipo y utilizar palabras y expresiones del tipo “¿puedo contar contigo para…?”, “te interesaría…?”

5. Cuando hay que pasar a la acción

En el momento de actuar será necesario tener conversaciones con personas que hayan pasado por esa situación y plantear qué es necesario hacer para poner eso en práctica.

6. Cuando se busca responsabilidad

La responsabilidad es una señal de autoridad y compromiso con la empresa. Para conseguir que alguien se haga responsable de algo, es recomendable dejar claro el objetivo de la conversación, relajarse para poder detectar pequeñas sutilezas del lenguaje y verbalizar la importancia que tiene esa responsabilidad.

7. Cuando se desea resolver un conflicto

Para manejar las discrepancias de opiniones, las conversaciones deben versar sobre la necesidad de expresar diferencias, en las que existe una tensión. La pauta principal que permitirá lograr el objetivo es reconocer el conflicto, solo así es posible gestionarlo.

8. Cuando se quiere romper una relación

La ruptura se da cuando las cosas no funcionan. El primer paso es reconocerlo y evitar la resistencia a algo que es inevitable. Una vez que se reconoce el proceso de ruptura, se produce una sensación de liberación que permite evaluar las distintas opciones a seguir.

Sin duda, se trata de una conversación dura, para la que la autora recomienda preguntarse qué lección se puede extraer de la situación, comprometerse a no volver a llegar a esa situación y buscar formas de utilizar la lección aprendida.

9. Cuando llega el momento de la retirada

Hay situaciones en las que la mejor opción es marcharse, y en ellas, la autora indica que la conversación debe ser respetuosa, que no se deben ofrecer largas explicaciones sobre el por qué ni emitir juicios de valor.

10. Cuando llega el momento de cambiar

El cambio es una opción personal y, en caso de decidir un cambio, es necesario esforzarse para que los demás comprendan el cambio y hablar siempre con confianza.

11. Cuando hay que mostrar aprecio

Un poco de aprecio puede llevarnos muy lejos. Saber transmitirlo es importante, ya que implica una satisfacción emocional por ambas partes. Para ello, puede ayudar saber destacar fortalezas personales, compartir tiempo o hacer un regalo simbólico que tenga un valor especial.

12. Cuando hay que pasar página

Cambiar de empresa es un ejemplo de esta situación en la que la conversación debe cerrar una etapa. La conversación debería sellar los recuerdos de una etapa que acaba desde una perspectiva positiva. Algunas pautas que pueden ayudar son: mostrarse madur@ y reconocer laimportancia del momento, ser respetuos@ y reforzar el sentimiento de gratitud.

 

Interesante aproximación metodológica al mundo de las conversaciones. Aunque, si te interesa el tema, personalmente creo que es imprescindible complementarla con el libro “La fuerza del lenguaje positivo” de Luis Castellanos, Diana Yoldi y José Luis Hidalgo, uno de mis libros-joya  (creo que no pasa una semana sin que lo recomiende a alguien). La fuerza del lenguaje que utilizamos es absolutamente determinante.

La buena vida se construye con las relaciones,

con los amigos, con la família, con la comunidad

a través de conversaciones que merecen la pena

y son una fuente renovable de poder.

Luis Castellanos

 

No sé si realmente existe un método práctico efectivo para llegar a estas conversaciones de alto impacto, o si solo pueden surgir desde la sinceridad más absoluta, la necesaria empatía y un contexto apropiado que las haga surgir  (confieso que personalmente me inclino más por la segunda opción).

Creo que no pueden planificarse, no sabes quién conseguirá cambiarte con una conversación, probablemente no sea quién tú imaginabas.   A veces surgen en el momento más inesperado, con personas que aparecen como un regalo en tu vida…

Ya sabes….

 

Porque lo imprevisto te puede traer las conversaciones más interesantes en el momento en que más las necesitas.

 

 

Call on me

When you can’t stop the tears

from falling down